La Gracia de Dios, por Charles C. Ryrie

 

“La Gracia de Dios” por Charles C. Ryrie

resumen por Pablo Pazmiño Yencón

 

  1. Resumen del libro “La Gracia de Dios” por Charles C. Ryrie.

Capítulo 1: En el A. T. la definición de la palabra “gracia” es complicada debido a que la idea no es la misma a como se la entiende en el N. T. y en el A. T. no se usa una sola palabra para esto. Las palabras que se usan son: chen, que significa inclinar o encorvarse y que se refiere al “favor inmerecido de un superior a un inferior, en el caso de Dios, se expresa al hombre en bendiciones espirituales, ocasionales, y en la liberación de los sentidos tanto físicos como espirituales” (pg. 22). Y la otra palabra es chesed que es “la misericordia firme expresada entre gente y particularmente en los pactos en que Dios se relaciona con su pueblo y que fueron garantizados por su chesed” (pg. 22). Hay muchas referencias a la gracia como carácter de Dios y carácter impartido al hombre. En lo que a la lengua griega se refiere el término usado era jaris lo que denotaba una idea de placer o gozo en las relaciones humanas. Pero para los escritores del N. T. esta palabra tomó significados más profundos como el de buena voluntad, favor, misericordia, don, etc. Pero el más alto concepto es el que se relaciona con Jesucristo quien es la expresión misma de la gracia de Dios.

 

Capítulo 2: Se profundiza un poco más acerca de gracia en el N. T., haciendo análisis del uso que se le da a esta palabra en cada libro del N. T. Quedan algunas conclusiones: primero, Cristo es la revelación de la gracia de Dios. Segundo, el uso de la palabra “gracia” se cambió poco a poco. Tercero, Pablo fue quién más trató este tema y quién ayudó a que este cambio se diera. Cuarto, la gracia de Dios es para todos.

 

Capítulo 3: El autor habla acerca de lo que es vivir bajo la gracia enfocándolo al análisis de las diferentes leyes que han regido o que rigen la vida de los hombres tales como las leyes naturales, la del Edén, Patriarcas, ley de Moisés, de Cristo y la del Reino, lo que lleva a la conclusión de que Dios es el administrador del mundo y el instructor según su voluntad, ha dado instrucciones claras y el hombre ha sido y es responsable de cumplir estas leyes ante Dios. Luego el autor hace un contraste entre la ley mosaica, que fue dada a Israel, está abolida y no salva, y la ley de Cristo que es el sistema de reglas y conductas para el cristiano de hoy, y cuyo propósito es la santificación del creyente. Esto se logra siendo un imitador de Cristo, de su amor.

 

Capítulo 4: Ahora se tratan dos temas controversiales: el legalismo y la libertad. El legalismo es “una actitud carnal que se conforma a un código (ley mosaica) con el propósito de exaltar a la persona” (pg. 91) Puede producir resultados similares a la santificación pero la motivación es exaltarse y ganar méritos en vez de glorificar a Dios por lo que Él ha hecho. La libertad cristiana es la nueva posición en Cristo libre de la esclavitud del pecado trae salvación, nos lleva a una vida santa, se relaciona con la glorificación, está limitada por el amor de Dios, tiene poder y nos convierte a la verdadera espiritualidad.

 

Capítulo 5: Este capítulo trata sobre la soberanía de Dios, resume un poco el concepto de cómo Dios es soberano, refiriéndose a que Él es el más alto en grado de gobierno. La gracia soberana de Dios no es un concepto ilimitado, su gracia se limita debido a sus atributos santos. Dios ha elegido a sus hijos para que sean a la imagen de Cristo, esta elección no quita al hombre la responsabilidad de seguir la voluntad de Dios. La gracia de Dios trae bendiciones de aceptación, capacitación, posición y herencia al creyente. Dios actúa con gracia por amor, para dar salvación a los hombres y para que los hombres den fruto de buenas obras.

 

Capítulo 6: El autor enfatiza la importancia de la doctrina de la gracia en el A. T. Aquí se ven muchas manifestaciones de la gracia de Dios: Antes de la caída, en los patriarcas, bajo la ley mosaica, el pacto davídico, etc. Dios se reveló a sí mismo como el fiel y suficiente Jehová, como el originador del pacto con David, esta era una forma de gracia. Así mismo esto muestra que Él fue el iniciador de estos pactos para que pudiese haber comunión entre Él y sus criaturas. Finalmente Él dio favores temporales a los hombres.

 

  1. Crítica del libro.

1. ¿Cuáles son los puntos débiles o fuertes que el autor incluye en su obra?

Pienso que, en términos generales, es muy bueno su estudio y comentarios que hace.

Personalmente me gustó mucho el estudio de las palabras tanto en el hebreo como en el griego. Ayuda a ampliar el significado de esas palabras y a entender la idea o el sentido que realmente se quería expresar con su uso.

También me gustó mucho el tema del capítulo 4 donde explica muy bien la diferencia que hay entre “legalismo” y “libertad”. La motivación que exista en la persona es la que determinará en que lado se halla, si quiere auto exaltarse será un legalista, si por el contrario quiere que Dios sea glorificado en su vida vivirá en la libertad de Cristo.

 

Quizás un punto débil que le hallo es el capítulo 3 que lo llama “Viviendo bajo la gracia”. Está bien el contraste que el autor hace entre las leyes que rigen o han regido al hombre desde siempre y la ley de Cristo, pero se termina el capítulo en esto y en sí no me dice que es “vivir” bajo la gracia, creo que está incompleto en ese aspecto.

 

2. ¿Qué asuntos el autor debía desarrollar más y por qué?

Me hubiera gustado que, en la explicación de la doctrina de la gracia, haya sido más específico y que sea más entendible esto, quiero decir que terminando de leer el libro me fue un poco difícil encontrar una definición clara del concepto de esta palabra al. También hubiese querido notar una posición más clara del autor en cuanto a lo que él cree respecto a este tema, para mí su posición no está muy claro.

 

3. ¿Cuál es el propósito del autor al escribir lo que escribe?

Creo que la respuesta es sencilla: lograr que el lector tenga un conocimiento más profundo de esta doctrina que ha sido muy controversial a lo largo de la historia del cristianismo.

 

  1. ¿En qué áreas de la vida benefició la lectura de este libro?

Siempre será bueno aprender un poco más de estos detalles de la teología cristiana. La doctrina de la gracia y su explicación es algo que ha sido muy discutido entre los cristianos y es bueno tener un conocimiento mejorado en este aspecto.

 

Me ha ayudado a entender a Dios un poco mejor y a saber que yo también tengo que cumplir con una responsabilidad ante Él. La gracia es un regalo de Dios, sí, pero conlleva cumplir ante Él un papel que involucra mi vida en servicio a Él, y debo ser responsable de cuidar esta salvación tan grande.

 

Creo que el área que más ha beneficiado es la intelectual al tener más conocimiento de este tema que no sabía antes y, por supuesto, la espiritual al entender mejor el amor de Dios por mí manifestado de esta forma donde he llegado a ser libre en Él y así mismo a reflexionar en cómo estoy usando esta libertad, cuidando de no convertirme en un “legalista”.

 

  1. Aplicación a la Iglesia.

1. ¿Cómo el concepto de gracia podría ser aplicado a la iglesia?

Podría ser aplicado enseñando a la gente este concepto de una manera clara y concisa. Muchos maestros y pastores no lo hacen. En lugar de eso, y tal vez de una manera inconsciente, enseñan lo contrario que es lo que se ha mencionado antes: el legalismo. Hay que cambiar esta actitud de demostrar que el testimonio es lo más importante, al punto de estar juzgando al prójimo y de enojarse si uno es “tocado” en esta área. Justamente es por esto que la iglesia no es investida con el poder que Dios nos ofrece para enfrentar este mundo, en lugar de esto la iglesia vive sumida en apatía y problemas que, por supuesto, no glorifican para nada a Dios.

Hay que enseñar a la gente que gracia es un regalo inmerecido que Dios nos da al “inclinarse” hacia nosotros para dirigirnos sus favores y bendiciones por medio de Cristo su Hijo quien es la plena manifestación de la gracia de Dios para nosotros.

 

2. ¿Qué barreras tendría que confrontar antes de aplicar este concepto en la vida de la iglesia?

Como he mencionado antes, creo que una de las principales barreras será el tradicionalismo que está muy arraigado en la iglesia de hoy. Este tradicionalismo exagerado muchas veces involucra hermanos que se han convertido en legalistas, su motivación es quedar bien ellos ante la gente y no hacer quedar bien (léase glorificar) a Dios con su manera de actuar y pensar.

 

Otra barrera puede ser el grado “intelectual” de la iglesia (y esto sucede en determinados casos, no en todos). Enseñar este tema pude ser un poco difícil de entender para las personas que no tienen un nivel de aprendizaje normal.

 

3. ¿Cómo empezaría a aplicar este concepto en la vida de la iglesia?

Primero, creo que yo debo entenderlo bien, aun necesito aprender más de Dios para comprender la gracia. Logrando esto mi vida debe ser un ejemplo para los demás hermanos.

 

Luego me preocuparía de que otros comprendieran también el verdadero significado de la gracia de Dios, y a la vez estos puedan enseñar a otros.

 

Me preocuparía de que el legalismo no domine la forma de vida de los hermanos, aun no permitiría que haya, en lo posible, el más mínimo brote de esta actitud que ha hecho mucho daño a tantas iglesias.

 

Todo esto por supuesto sólo se puede lograr bajo la dirección del Espíritu Santo de Dios  que nos guía y nos ayuda a vivir en la verdadera libertad, la libertad de Cristo que nos ha sido dada por gracia y que nos llena de bendiciones, nos capacita y nos da poder en Dios. Sólo así viviremos para darle la gloria y honra que el Señor merece siempre.

 


 

Seminario Bíblico Evangélico de Cuenca (SEMBEC)

 

Materia: Teología de la Gracia

Profesor: Jorge Mogrovejo

Alumno: Pablo Pazmiño Yencón

Fecha: 06-10-2002