Inicio Doctrinas Soterología: Doctrina de la Salvación Bíblica

Soterología: Doctrina de la Salvación Bíblica PDF Print E-mail
User Rating: / 6
PoorBest 
Temas - Doctrinas
Friday, 14 November 2008 16:35

 Soterología:

Doctrina de la Salvación Bíblica

 

La palabra “salvación”viene de la palabra hebrea YASH y la palabra griega SOTERIA. La palabra YASH significa “tener mucho espacio”o “ser prospero o libre”. En el Antiguo Testamento Dios (Yahweh- Jehová) era soberano (Isa. 43:11); salvó a los judíos de los egipcios (Salmos 106:7-10); salvó a los judíos de los babilonios (Jer. 30:10): y salvó a los judíos de sus angustias (Jer. 14:8). Además fueron salvados del miedo (Salmos 6:4-5; 107:13-14); de la boca del león (Salmos 22:21); de la batalla (Deut. 20:4); del malvado (Salmos 59:2); de la enfermedad (Isa. 38:21); de angustia (Jer. 30:7); y del pecado (Salmos 51:14; 130:8; Ez. 36:29). (1)

 

En el Nuevo Testamento aparece la palabra SOTERIA en Lucas 1:69 en la liberación de los enemigos o Hechos 27:20 que habla de la salud física y la seguridad. Y en el Nuevo Testamento la salvación es totalmente física y espiritual. Se ve esto en: 1). Mateo 9:21 y Lucas 8:36 que hablan de la salvación de enfermedades físicas; 2). Mateo 18:11 y Lucas 19:10 que hablan de ser perdido; 3). Mateo 1:21 del pecado; y 4). 1 Pedro 2:24; 1 Cor. 1:23. Romanos 5:9 que habla de la ira de Dios. (2)

 

Ahora para entender la salvación mejor, vamos a examinarla y analizarla.

 

Primero, El hombre es una creación de Dios. Según Colosenses 1:16, todo fue creado por medio de Jesús. Esto incluye a Satanás y Maria, la madre de Jesús (Lucas 1:47). Otros versículos que apoyan esto son Hechos 17:25-29; Hebreos 3:4; 12:9; Efesios 3:9; Santiago 1:18; Apocalipsis 4:11; 10:6; y Malaquías 2:10.

 

Segundo, Dios hizo una cláusula con Adán sobre el obedecer y el desobedecer. Las consecuencias del desobedecer eran sufrir la muerte (físicamente, emocionalmente, socialmente, y espiritualmente- Rom. 6:23) y ser un esclavo de Satanás y el pecado (Juan 8:34; Heb. 2:14-18). Satanás sería el padre y el hombre sus hijos (Juan 8:44). Además, el universo estaría en decadencia según Romanos 8:19-23.

 

Tercero, Adán desobedeció voluntariamente (Gen. 3:1-19) y su pecado ha pasado a cada hombre (Romanos 3:23) menos Jesús (Heb. 4:15; 2 Cor. 5:21; 1 Pedro 2:22, 23; Isa. 53:5-6; Rom. 5:12). Hemos nacido en pecado (Sal. 51:5).

 

Cuatro, el resultado de pecar es el hombre es completamente corrompido (Romanos 7:18). No acepta las cosas de Dios (1 Cor. 2:14). El hombre peca continuamente desde la caída de Adán (Gál. 5:19-21; 1 Juan 3:6). El muere físicamente, socialmente, emocionalmente y espiritualmente (Ef. 4:17-19). Y sufre la ansiedad, la frustración, para él todo puede ser absurdo, y casi nada le tiene sentido. La ira de Dios está sobre él (Rom. 1:18; 1 Tes. 5:9). La creación fue afectada por el pecado (Rom. 8:19-23). Está esperando ser reconciliada (Col. 1:15-20). Y el pecado impide nuestra relación con Dios (Isaías 59:1,2; 1 Juan 1:6).

 

Quinto, Dios es perfecto (Mateo 5:48; Santiago 1:17) y santo (1 Sam. 6:20; Isa. 5:16; Salmos 22:3; 99:9; Heb. 7:26). No puede pecar (Deut. 32:4). Jesús no puede pecar tampoco siendo Dios (2 Cor. 5:21; Heb. 4:15; 1 Pedro 1:19; 2:22).

 

Sexto, como Dios es amor (ágape = “hacer lo bueno, lo justo” - 1 Juan 4:8) y no puede cambiarse (Mal. 3:6; Números 23:19; Santiago 1:17). El envío el salvador Jesucristo- YASHA (Mateo 1:21) al mundo (Gál. 4:4; Juan 1:9) para salvarlo (Salmos 106:7-10; Jer. 30:10; 14:8; 2 Samuel 22:3; Isa. 43:3; Ez. 34:22; Ósea 1:7; 13:10-14; Deut. 20:4; Jer. 30:7; y Salmos 51:14). Además, Dios es soberano (Dan. 4:34-35; Salmos 103:19; Isa. 45:9-10; Ex. 15:18). El puede hacer lo que le plazca (Salmos 135:6). No hay nadie que pueda pararle (Job 9:12). Y Dios no tiene favoritos (Rom. 2:11; Col. 3:25; 1 Pedro 1:17). El es imparcial en todas sus decisiones (Deuteronomio 10:17; Hechos 10:34). Pero como es amor y no puede cambiarse, su soberanía y su amor se complementan mutuamente. Por esto, parte de la tensión entre el Arminianismo y el Calvinismo se ve con estas creencias. En Romanos 8:28-30 habla del llamamiento, la presciencia, la predestinación, y la glorificación de los creyentes en Jesús.


Séptimo, pero como Dios es justo también (Gen. 18:25; Ex. 9:27; Deut. 32:4; Job 4:17; Salmos 7:11; 89:14; Hechos 3:14; Ap. 16:5) El tiene que castigar el pecado del hombre. El castigo por el pecado es la muerte (Rom. 6:23). La paga tendría que ser perfecta, santa, amorosa, soberana, y justa exactamente igual como Dios. Entonces según Hebreos 9:22, “Y casi todo es purificado, según la ley con sangre, y sin cerramiento de sangre no se hace remisión”. El precio tendría que ser sangre perfecta, santa y justa. Y sólo la sangre de Jesús, nacido como hombre, satisfaría este requisito de Dios (Isa. 9:6; Juan 8:58; Gál. 3:13; 1 Pedro 1:18-19; Ap. 5:9). Jesús tendría que morir por nuestros pecados (Rom. 5:10; 1 Corintios 1:23; 2 Corintios 5:18-19).

 

En el Antiguo Testamento el cordero sin mancha fue usado como el animal principal en los sacrificios por el pecado (Ex. 12). Fue sacrificado cada mañana y cada noche (Ex. 29:38-42) y especialmente los sábados. Para los judíos el cordero representaba la inocencia y la gentileza. Jesús mismo fue llamado “el cordero de Dios” (Juan 1:29) porque iba a pagar por nuestros pecados con su sangre (1 Pedro 2:24; Isa. 53:7; Juan 10:11; Ap. 5:12; 13:8). (3)

 

Octavo, hay varias palabras usadas para explicar cuan vasto y inmenso es la salvación. La salvación realmente no es algo sencilla. Es complicada porque tiene que satisfacer un Dios perfecto. Como Dios está fuera de todo nuestro entendimiento (Isa. 55:8-9; 57:15; 1 Corintios 2:16), sus requisitos por el pecado son también. Una vez más, repito que casi todo el carácter de Dios, para demostrar su amor, es realmente complicado para que los hombres lo entiendan. El es creador, eterno, omnisciente, omnipotente, omnipresente- siempre existe, bondadoso, lleno de gracia, amoroso, justo, santo, perfecto, fiel, inmutable, imparcial, incomprensible, independiente, invisible, celoso en su amor, infinito, paciente, soberano, verdadero, único, uno pero en tres personas, y sabio. Y con todos estos atributos, ninguno está en conflicto con el otro. Como está dicho arriba, todo “se complementan mutuamente”.

 

Entonces las palabras que se usan para explicar lo que es la salvación son:

 

  1. Expiación o Sacrificio: Es el pago por las penas que hemos hecho. θυσία aparece 35 veces en el Nuevo Testamento. Se encuentra esta palabra en el libro de Hebreos (Heb. 5:1; 7:27; 8:3; 9:9, 23,26; 10:1, 5, 8, 11, 12, 26; 11:4, 13:15-16). Jesús es nuestro sacrificio de la expiación (Efesios 5:2). Es interesante que exista 7 teorías diferentes sobre este tema de la expiación. (4)
  2. Propiciación: ίλασμός aparece tres veces en el Nuevo Testamento (Rom. 3:25; 1 Juan 2:2; y 4:10). Es el desvío de la ira justa de Dios mediante la labor expiatorio de Jesús.
  3. Rescate o Rendimiento: Éramos esclavos del pecado y Cristo nos libró pagando la deuda con su sangre (Gal. 3:13; 1 Pedro 1:18-19; Marcos 10:45; 1 Timoteo 2:5-6).
  4. Reconciliación: Esta palabra quiere decir que el problema que existía antes ahora está resuelto por la muerte de Jesús. El pecado de Adán ya no es imputado al hombre que cree. Éramos los enemigos de Dios por nuestro pecado (Ef. 1:7; 2:16; Heb. 9:22). La ira de Dios estaba sobre nosotros (Rom. 1:18; Ef. 2:3). Pero Jesús pagó el precio por el pecado y entonces la ira de Dios no está sobre nosotros, sino su paz está (Romanos 5:1, 10, 11; 8:1; 2 Corintios 5:18-20; Col. 1:20- 22: Ef. 2:16).
  5. Justificación: Significa que estamos “justificados” o declarado “justos o no culpables” como si nunca hubiéramos pecado (Hebreos 9:22; Hebreos 9:24-28; Hebreos 10:12). Estamos declarados así por la gracia de Dios y por la fe en Jesús (Rom. 3: 23-24; Hechos 13:39; Rom. 3:28; Gál. 2:16). Existe la paz de Dios con nosotros por medio de la sangre de Jesús (Rom. 5:1).
  6. Propiciación: Romanos 3:25. Dios ha quitado el castigo nuestro (que resulta en estar fuera de El por toda la eternidad en el Infierno) y ha enviado su propio Hijo Jesucristo para pagar con su sangre por nuestros pecados en la cruz. Jesús ha quitado nuestro castigo eterno si creemos en El y en Su muerte por nosotros. Jesucristo es nuestra propiciación.
  7. Redención: Romanos 3:24 y 8:23. Jesucristo ha pagado el precio con el fin de que seamos libres del poder de la esclavitud del pecado (Rom. 6:17). La paga del pecado es muerte (Romanos 6:23). Jesucristo pagó el precio con su sangre. El no tenía pecado (Heb. 4:15) porque era Dios. Ahora estamos redimidos por Jesús. Los creyentes están redimidos de la culpabilidad del pecado (Rom. 3:24); su poder (Tito 2:14); y su presencia (Rom. 8:23).
  8. Santificación: Romanos 5:2 y 15:16. Es el proceso de llegar a ser más y más como Cristo a través del ministerio del Espíritu Santo. Según Juan 15:4, los cristianos tienen que “permaneced en mi (Jesús), y yo en vosotros. Como el pámpano (nosotros) no puede llevar fruto por si mismo, si no permanece en la vid (Jesús) así tampoco vosotros, si no permanecéis en mi (Jesús).” De ser “santificado” quiere decir “llegar a ser santo”. Según 1 Pedro 1:16 dice, “….Sed santos, porque soy santo (Dios- Lev. 11:44)”. No somos “santos” por el pecado. Pero Cristo pagó el precio y ahora estamos declarados “justos” o “santos”. Se ve en la Biblia que somos declarados “santos” (1 Corintios 1:3).
  9. Elección: Existen tres puntos de vista sobre este tema. El primero punto de visita es de Juan Calvino (1509-1564) que creía que Dios es soberano (Ef. 1:4,5) y que El decide quién será salvo y quién no (la predestinación). El segundo punto de vista es de Jacobus Arminius (1560) que estaba en contra de la predestinación enseñado por Calvino. John Wesley también creía en la teología arminiana. El tercero punto de vista es de Karl Barth (1886-1968). El decía que la elección consiste en tres partes: la elección de Cristo, la elección de la comunidad, y la elección del individuo.
  10. Adopción: Estamos adoptados como hijos de Dios en vez de ser sólo creados por El (Rom. 8:15-16; Gál. 4:5; Ef. 1:5). Siendo adoptados como hijos tenemos su sostenimiento (Salmos 23:1), su instrucción (Juan 14:26); su protección (Salmos 114:1,2); su corrección (Heb. 12:7); y su herencia (Rom. 8:17).
  11. El llamamiento: El Nuevo Testamento revela un número de aspectos de este llamamiento. Primero, es inmutable o permanente (2 Tim. 1:9). Segundo, es emitida por el Padre (Rom. 8:30; 1 Corintios 1:9; Gál. 1:15; Ef. 1:17-18; 2 Tim. 1:9). Tercero, es fundado en los propósitos eternos de Dios (2 Tim. 1:9). Cuatro, es realizado a través de la palabra de Dios (2 Tes. 2:14). Quinto, trae comunión personal con Dios (1 Corintios 1:9). Sexto, trae la libertad (Gal. 5:13). Séptimo, nos pone en una relación de paz con Dios (1 Corintios 7:15). (5)
  12. Glorificación: Romanos 8:18, 19 y 30. El último estado del creyente después de la muerte es el estado de llegar a ser como Cristo y ser glorificado. Jesús en Mateo 17:2 y Marcos 9:2 fue glorificado delante de los ojos de Pedro, Jacobo, y Juan en la Monte de la Transfiguración. Nosotros también, si creemos en Jesucristo y aceptamos su pago por nuestros pecados, vamos a ser glorificados después de la muerte.

 

Noveno, Cristo es nuestro salvador (Lucas 2:11; Juan 4:42; 1 Juan 4:14; Hechos 4:12; 5:31; 13:23; Efesios 5:23; Fil. 3:20; 1 Tim. 1:1, 10, 15; 2:5-6; 4:10; Tito 2:13; 2 Pedro 2:20). El salvador tenía que ser divino (Dios) para satisfacer la demanda (Isa. 43:11; Óseas 13:4). Y Cristo sólo murió una vez por los pecados en la cruz. No vuelve a repetirlo (Heb. 10:12). Ahora Cristo está sentado a la diestra del Padre en el cielo porque se fue allí después de su resurrección (Hechos 1:11; Heb. 10:12).

 

Décimo, tenemos que arrepentirnos de nuestros pecados (1 Tes. 1:9; Hchs. 3:19; 14:15; 26:18; 17:30; 2 Pedro 3:9; Rom. 2:4; Mateo 3:1-2, 8; 4:17; Marcos 1:15; Isa. 59:20; Lucas 13:3; 15:7, 10; 24:47) y recibir y creer por fe en Jesús (Rom. 1:17; 3:28; 5:1-2; Gál. 2:16; Heb. 11:6) para ser salvo (Juan 1:7, 12; 3:23; 9:38; 14:6; Hechos 4:12; 8:37; 13:39; 16:31; Lucas 19:10; Mateo 18:6; 26:2; Marcos 1:15; 9:23-24; 1 Tes. 4:14; 1 Tim. 1:16; Heb.11:6; 1 Juan 5:13; 1 Pedro 2:24; 1 Corintios 1:23).

 

Ejemplos de la salvación:

  • Hechos 16:19-34. El carcelero en Filipos.
  • Lucas 23:32-43. El ladrón en la cruz.
  • Hechos 9:1-22. Pablo.
  • Hechos 8:26-40. El etíope eunuco.
  • Hechos 16:13-15. Lidia.
  • 2 Timoteo 3:14-15. Timoteo.
  • Hechos 2 – las conversiones durante Pentecostés. (6)


Fuentes:


(1). The Zondervan Pictorial Encyclopedia of the Bible, Vol. 5, Q-Z, Zondervan Publishing House, 1975.

(2). Ibíd.

(3). The Zondervan Pictorial Encyclopedia of the Bible, Vol. 3, H-L, Zondervan Publishing House, 1975.

(4). The Zondervan Pictorial Encyclopedia of the Bible, Vol. 5, Q-Z, Zondervan Publishing House, 1975.

(5). Ibíd.

(6). Ibíd.


Otras Fuentes:


  1. Ron Rhodes, Find it Fast in the Bible, Harvest House Pub., 2000.
  2. James Strong, The New Strong’s Exhaustive Concordance of the Bible, Thomas Nelson Pub., 1984.
  3. Biblia de Estudio Ryrie, Moody Press, 1991.

Last Updated on Thursday, 15 September 2011 09:40
 

Items Relacionados

Oficinas en California, USA: Instituto InterGlobal - P.O. Box 1526 - 40946 Big Bear Blvd. - Big Bear Lake, CA 92315 EEUU

http://www.institutointerglobal.org